Saltar al contenido

Como conseguir los objetivos propuestos

Rate this post

Queda prácticamente un tres para el final del año. Han pasado 9 meses y sigues siendo el mismo, sin hacer ningún cambio en tu vida ni cumplir ninguna de las metas que te fijaste para el nuevo año, con la llegada del verano o de septiembre. No dejas de aplazarlo una y otra vez y… ¿No tienes idea de lo que te retiene?

¿Qué te impide conseguir tus objetivos?

Algunos de los obstáculos frecuentes que pueden interponerse entre nosotros y nuestras metas son.

Veamos cuáles son las principales causas.

Tener una idea y materializarla son conceptos diferentes. Todos tenemos puntos fuertes y débiles que pueden facilitarnos las cosas o impedirnos alcanzar nuestros objetivos y planes. Hay personas que creen que no tienen la voluntad y que nunca tendrán suficiente determinación para alcanzar sus metas o sueños. Otros temen el fracaso o la falta de confianza.

causas que frenan nuestros objetivos

Esperando que algo suceda

Podemos esperar muchas cosas, por ejemplo, que otra persona asuma la responsabilidad o la iniciativa, que las cosas sucedan o que vengan a nosotros solos sin hacer nada y con los brazos cruzados en casa……

La realidad es que cuanto más esperemos, menos probable es que logremos nuestros objetivos. Sin embargo, a menudo es tentador deshacerse de las cosas pasando la responsabilidad a otra persona. La asunción de responsabilidades es un factor clave para el éxito de los proyectos.

No saber lo que quieres

dudas

Desde una edad temprana, se nos enseñan los logros, ideas, aspiraciones y desafíos de otras personas. Rara vez se nos anima a pensar en nuestros propios logros, fortalezas, virtudes y talentos. Por lo tanto, a veces puede ser difícil identificar lo que queremos y cuáles son nuestras prioridades en la vida.

Pensar que todo el proyecto debe ser tratado de una sola vez.

A veces la magnitud de un proyecto puede abrumarnos y hacernos pensar que la tarea es muy difícil. A veces no empezamos porque vemos el proyecto como un enorme bloque de trabajo, que no se puede dividir, y nos resulta más difícil mantener la motivación porque se considera abrumadora. La capacidad de organizarse es la clave del éxito.

Incapacidad para establecer metas

Fijar metas con fecha es esencial, es la base para la implementación efectiva de los proyectos.

Miedo al fracaso

miedo al fracaso

Algunas personas desarrollan la falsa creencia de que siempre deben ser perfectos y que el fracaso es algo negativo. De hecho, tendemos a aprender más sobre cosas que no salieron como queríamos en la vida: en los fracasos encontramos enseñanzas valiosas, aunque tendemos a culparnos a nosotros mismos cuando las cosas no van bien.

Compárese con los demás

También tendemos a compararnos con otros colegas o amigos, ya que a menudo se nos ha enseñado que los demás son más inteligentes, educados, atractivos o amistosos. Esta comparación constante puede afectar negativamente nuestra autoestima y hacer que nos subestimemos. ¿Cuántos de nosotros lo hemos dicho alguna vez? Me encantaría hacerlo, pero no soy lo suficientemente bueno?

Cuando tengas tiempo, comunícate con la naturaleza. Pasa parte del día en silencio. A lo largo del día, suspenda cualquier necesidad de juzgarse a sí mismo y a las personas o circunstancias. Ya verás qué cambio!

Consultar e involucrar a otros en nuestros planes porque carecen de las habilidades necesarias.

Algunos proyectos requieren la ayuda y el apoyo de otros profesionales, un entrenador o un mentor. Esa persona con la que te sientes identificado! El que algo dentro de ti te dice es el correcto!.

Asignar tiempo de acuerdo a las prioridades

“¡Siempre hay algo que me detiene! Esta es una excusa común. Es esencial asignar tiempo en orden de prioridad. De lo contrario, las tareas más rutinarias se organizarán y no obstaculizarán la consecución de nuestros objetivos. Logrará un equilibrio entre las cuestiones cotidianas y sus objetivos.

Cree en ti mismo y en tu proyecto. Confía en tu intuición.

No te dejes guiar por otras personas ni por la trampa de tu voz saboteadora.

A menudo nos falta confianza porque no creemos tener las habilidades necesarias para alcanzar nuestras metas. A veces esto es cierto, por ejemplo, podemos carecer de asertividad en aspectos específicos de la vida. Sin embargo, en muchos casos, simplemente no reconocemos las habilidades valiosas que realmente tenemos. Por la sencilla razón de que cada uno de nosotros es único y tiene un potencial exclusivo.

Falta de voluntad

No siempre es fácil tener el coraje y la voluntad necesarios para lograr lo que deseamos, especialmente cuando surgen obstáculos. Desarrollar la fuerza de voluntad consiste en mantener la autodisciplina y afrontar los miedos que nos inhiben con positivismo y aliarnos con ellos para que en lugar de detenernos, nos impulsen!

¿Algo más?

Con toda probabilidad podrá ampliar esta lista cuando piense en su propia experiencia y en el cumplimiento de sus objetivos.

El primer paso para lograr proyectos e introducir cambios en nuestras vidas es conocer nuestras fortalezas y debilidades, habilidades y patrones de comportamiento en diferentes situaciones. Este es un campo muy amplio y la mayoría de nosotros tardaremos toda la vida en conocernos completamente, es importante tener en cuenta ciertos aspectos clave de nuestra persona a la hora de llevar a cabo proyectos y hacer cambios.

Mantenga la actitud, tenga más confianza, sea determinado, positivo y organícese! Verás qué cambio :-D!!

Te encontrarás haciendo algo que te encanta y que tiene sentido para ti!

¿Todavía tienes dudas y no sabes cómo hacerlo?

eliminar dudas

Las estadísticas dicen que en promedio dedicamos más del 70% de nuestro tiempo a trabajar. ¿Cuál es el punto de pasar la mayor parte de tu vida haciendo algo que no llena tu corazón, o no saber qué es lo que realmente te haría feliz?

O quizás ya has descubierto lo que realmente quieres hacer, pero no sabes por dónde empezar y tienes dudas y echas de menos sentirte más apoyado y tener un plan de acción claro y potente….

O quizás ya estás viviendo de lo que realmente te gusta, pero quieres hacerlo crecer, desarrollarlo más, alcanzar tu máximo potencial profesional y, sin embargo, no encuentras las claves para lograrlo.

Recuerdo cuando decidí empezar mi propio negocio. Tenía mucho entusiasmo e ideas en mi cabeza, pero… ¡era difícil para mí concentrarme en todo! Mi mejor decisión, ¡contrata a un mentor!

consiguiendo nuestros objetivos

Suerte!!!